Inicio » Recetas para bebés de 4 a 6 meses » Puré fácil de zanahoria para bebés

Puré fácil de zanahoria para bebés

Puré fácil de zanahoria para bebés
Tiempo 20 minutos
Preparación Superfácil

Ingredientes

  • 210g de zanahorias
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

La zanahoria es uno de los primeros alimentos que se incorporan a la dieta cuando empieza la alimentación complementaria. Su sabor dulce y el intenso color naranja que proporciona hace que este sea uno de los purés favoritos de cualquier bebé.

Además el puré de zanahorias es un alimento rico y muy saludable, aporta grandes dosis de vitaminas y minerales indicados para el desarrollo del peque.

Aprende cómo cocinar este rico puré, uno de los más fáciles y sabrosos que puedes hacer.

Cómo hacer el puré de zanahoria

  1. Lava, pela, enjuaga y corta la zanahoria en pequeños trozos.
  2. Calienta un poco de agua en un cazo y cuando esté hirviendo echa los trozos de zanahoria.
  3. Cuécelas durante unos 15 minutos o hasta que las pinches con un cuchillo y las notes blanditas. Una opción mejor es cocerlas al vapor si tienes los utensilios necesarios.
  4. Tritura las zanahorias con una cucharada sopera del agua de cocción hasta que quede una textura suave.
  5. Añade un chorrito de aceite de oliva virgen extra, remueve bien y sirve el puré tibio.

Trucos y consejos para el puré de zanahoria

  • Es preferible hervir las verduras en trozos grandes para evitar que se pierdan vitaminas y minerales. Échalas al cazo cuando el agua esté hirviendo utilizando el menor volumen de agua posible, o mejor aún al vapor.
  • En lugar de triturar con la batidora, si tu bebé acepta encontrarse pequeños trocitos aplasta con un tenedor. Así quedará un puré con un toque rústico, sin triturarlo a tope para que los niños empiecen ya a notar su textura y entrenen la masticación.
  • Si el puré queda demasiado espeso se puede añadir un poquito de leche materna o de fórmula.
  • A partir de los 7 meses puedes añadir 30g de jamón cocido picadito. A tu bebé le encantará encontrar pequeños trocitos salados en su dulce puré.
  • Recuerda que nunca hay que echar azúcar ni sal en los purés de los bebés.

¿Te ha parecido útil?

0 / 5 Votos 4

Tu voto: