Inicio » Recetas para bebés de 7 a 9 meses » Puré de verduras y conejo

Puré de verduras y conejo

Puré para bebé con verduras y conejo
Tiempo 40 minutos
Preparación Fácil

Ingredientes

  • 150g de conejo (un muslo aprox.)
  • Una patata mediana
  • Una zanahoria
  • 125g de calabacín (un tercio de un calabacín mediano)
  • 100g de brócoli
  • 125g de berenjena
  • Un chorrito de aceite de oliva

A partir de los 6 meses podemos incorporar la carne en la dieta de nuestro bebé, al principio triturada y mezclada en los purés. Normalmente se empieza con las carnes de animales pequeños, las llamadas carnes blancas, como el pollo, el pavo o el conejo.

La carne de conejo tiene muchas propiedades para nuestro bebé: es magra, baja en grasas y colesterol, tiene minerales como el potasio, el hierro, el zinc y el magnesio y un elevado aporte de vitaminas del grupo B. ¡Además es muy económica y rica en sabor!

Aprende a cocinar este rico potito de verduras y conejo y tu bebé se chupará los dedos.

Cómo hacer puré de verduras y conejo para bebés

  • Lava las verduras, pela el calabacín, la patata y la berenjena. Trocea en trozos grandes para que te quepan todas en un cazo.
  • Pon en un cazo todas las verduras y añade agua hasta que queden cubiertas. Cuécelas durante 25 minutos o hasta que las pinches con un tenedor y las notes blanditas.
  • Mientras se cuecen las verduras echa un chorrito de aceite en una sartén y cocina el conejo hasta que esté dorado. Desmenuza la carne y reserva. Asegúrate bien que no se cuela ningún huesecillo en la carne desmenuzada.
  • Cuando las verduras estén cocidas échalas en el vaso de la batidora junto con el conejo y tritúralo todo. Añade un poco de agua de la cocción de las verduras si te queda muy espeso.
  • Añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y removemos. Espera a que el puré esté tibio y ¡ya está listo para comer!

Trucos y consejos

  • Estas cantidades te darán para varias raciones, podéis comerlo toda la familia o congelar en tarritos para otro día.
  • En muchos supermercados venden bandejas con un par de muslos de conejo ya limpios y troceados. Es la opción más cómoda para no tener que gastar tiempo en trocear un conejo entero.
  • También puedes hacer el conejo cocido, echándolo en el cazo a la vez que las verduras.
  • Algunas verduras que puedes añadir para dar más sabor son: puerro, cebolla, tomate o judías verdes.
  • En lugar de triturar con la batidora, si tu bebé acepta encontrarse pequeños trocitos pica el conejo muy menudito con unas tijeras y aplasta las verduras con un tenedor. Así quedará un puré más grueso para que los bebés entrenen la masticación.

¿Te ha parecido útil?

0 / 5 4.5