Inicio » Recetas de cremas, potitos y purés » Puré de guisantes y patata

Puré de guisantes y patata

Receta de puré de guisantes y patata pata bebés
Tiempo 30 minutos
Preparación Superfácil

Ingredientes

  • Una patata mediana
  • 12 vainas de guisantes o un puñado de guisantes frescos
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Los guisantes son muy apreciados por los bebés, especialmente cuando empiezan a comer con los dedos. Pero a los más peques también les gustan mucho en puré por su dulce sabor. Son ricos en vitaminas C, K y B, así como en minerales y antioxidantes.

Los bebés prefieren los guisantes extrafinos porque su piel es más fina, y queda un puré suave y cremoso. Esta receta lleva además un poco de patata para aligerar el sabor del guisante. No dudes en ofrecer este puré a tu bebé, sobre todo porque es verde y en unos años odiará todo lo que tenga este color 😀 ¡Así que aprovecha mientras le guste!

Cómo hacer el potito de guisantes para bebés

  1. Lava y pela la patata. Enjuágala un poco bajo el grifo y corta en trozos grandes.
  2. Lava las vainas, saca los guisantes y vuelve a lavarlos. Si compras guisantes frescos ya pelados o congelados no hace falta que los laves.
  3. Echa los guisantes y patata en un cazo, cubre con agua y cuece durante 20 minutos.
  4. Cuando las verduras estén cocidas y tiernas, tritúralas con la batidora hasta conseguir un puré suave añadiendo dos o tres cucharadas del agua de la cocción.
  5. Vierte en un plato, añade un chorrito de aceite de oliva y remueve. Comprueba la temperatura y ya puedes darlo a tu bebé.

Trucos y consejos

  • Nunca añadas sal a los purés del bebé. En la alimentación complementaria es importante ofrecer a tu bebé alimentos naturales para que no se acostumbre a la sal o al azúcar, que no se adaptan a sus necesidades.
  • Para tener guisantes frescos hay que esperar hasta junio y julio, cuando están de temporada y tendrán un agradable sabor dulce. Para que tu bebé los coma durante todo el año compra guisantes congelados.
  • Los guisantes extra finos tienen una “piel” más suave y más fácilmente digerible para el bebé. Si tienes guisantes con piel gruesa, y mucha paciencia, puedes quitarla cuando ya estén cocidos.
  • Recuerda congelar lo que te sobre, así ahorrarás tiempo para futuras comidas.

¿Te ha parecido útil?

0 / 5 4.5