Inicio » Recetas para bebés de 4 a 6 meses » Puré de guisantes con jamón cocido

Puré de guisantes con jamón cocido

Receta de puré de guisantes tiernos con jamón cocido para bebés
Tiempo 30 minutos
Preparación Fácil
A partir de 6 meses

Ingredientes

  • 50g de guisantes frescos o congelados (un puñado)
  • 50g de patata (media patata pequeña)
  • 20g de jamón cocido (tipo york)
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen

¿Quieres preparar un plato súper completo para tu bebé? Pues esta es la receta perfecta, los guisantes aportan fibra y proteínas vegetales, el jamón cocido un poco de proteína animal, la patata hidratos y el aceite grasas saludables ¡Lo tiene todo!

Además es fácil de cocinar y puedes adaptar la textura a la edad de tu bebé ¡Anímate a hacerlo!

Cómo hacer puré de guisantes con jamón para bebés

  1. Lava y pela la patata. Enjuágala un poco bajo el grifo y corta en trozos grandes.
  2. Lava las vainas, saca los guisantes y vuelve a lavarlos. Si compras guisantes frescos ya pelados o congelados no hace falta que los laves.
  3. Echa los guisantes y patata en un cazo, cubre con agua y cuece durante 20 minutos hasta que estén blanditos.
  4. Pica el jamón cocido muy finito.
  5. Pon el jamón, guisantes y patata en el vaso de la batidora y tritura hasta tener un puré de textura suave. Añade un poco de agua de la cocción o leche materna si te queda muy espeso.
  6. Añade un chorrito de aceite. Remueve todo hasta que esté bien mezclado y cuando esté templado ya puedes darlo a tu bebé.

Trucos y consejos

  • En vez de jamón cocido también puedes usar fiambre de pavo o de pechuga de pollo.
  • Puedes triturar sólo los guisantes y la patata y añadir después el jamón cocido picado muy finito para que tu bebé se vaya acostumbrando a diferentes texturas.
  • Para tener guisantes frescos hay que esperar hasta junio y julio, cuando están de temporada y tendrán un agradable sabor dulce. Para que tu bebé los coma durante todo el año compra guisantes congelados.
  • Los guisantes extra finos tienen una piel más suave y más fácilmente digerible para el bebé. Si tienes guisantes con piel gruesa, y mucha paciencia, puedes quitarla cuando ya estén cocidos.
  • Con estas cantidades sale más de una ración. Lo más práctico es que conserves lo que sobra en la nevera para otro día.

¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 4

Tu voto: