Inicio » Alimentación infantil » Menú semanal para bebés de 9 meses

Menú semanal para bebés de 9 meses

Bebé de 9 meses

¡Con 9 meses tu bebé no para! Es probable que ya esté gateando o aprovechando todos los muebles de casa para ponerse de pie. ¿De dónde saca tanta energía? ¿Y dónde ha quedado aquel bebé chiquitín que se podías dejar tumbado en la cama? 😂

A esta edad muchos peques pierden interés por la comida simplemente porque tienen cosas mucho más importantes que hacer, como intentar abrir todos los cajones y tirar tu ropa al suelo o masticar el juguete del perro que han cogido de su cama.

En esta etapa algunos bebés empiezan a rechazar la cuchara. Se aburren de los purés y quieren comida como la de mamá y papá. Además están practicando el “movimiento de pinza”, es decir cómo usar el pulgar y el índice para coger la comida. Aprovecha para empezar a retirar poco a poco los purés de su dieta y ofrecer alimentos sólidos que pueda coger con las manos. Guarda la batidora y empieza a machacar frutas y verduras con un tenedor siempre que sea posible.

Eso sí, recuerda que cada bebé es único y adopta los nuevos hábitos alimentarios a su propio ritmo. No te preocupes si aún tienes que seguir con los purés un tiempo.

  1. Ejemplo de menú diario para bebés de 9 meses
  2. ¿Qué puede comer un bebé de 9 meses?
  3. ¿Cuánto debe comer un bebé de 9 meses?
  4. Recomendaciones para preparar las comidas del bebé

Este menú es sólo un ejemplo, todos los bebés no comen igual y no es obligatorio que coma todas las veces que está indicado. Nadie mejor que tú conoce sus horarios, gustos habituales y las cantidades que suele comer.

Recuerda que para darle las recetas sugeridas en este menú debes haber introducido los alimentos indicados y esperado el tiempo adecuado para detectar una reacción alérgica.

Menú semanal para bebés de 9 meses

Lunes


Martes


Miércoles


Jueves


Viernes


Sábado


Domingo


Con 9 meses tu bebé puede comer prácticamente de todo, excepto algunos alimentos que están prohibidos hasta que cumpla un año. Debemos seguir aumentando la variedad de frutas, verduras, carnes blancas y pescados, cuantas más cosas diferentes pruebe, mejor. Por ejemplo, si no lo has hecho ya a los 9 meses puedes introducir estos alimentos:

  • Yema de huevo, siempre bien cocinada.
  • Carnes: ternera, conejo, cordero.
  • Pescados azules: salmón, caballa, sardina, etc.
  • Legumbres: lentejas con piel, garbanzos, frijoles, judías, habas…
  • Lácteos: yogur y quesos suaves.
  • Especias: cúrcuma, ajo, jengibre, comino, semillas de cilantro, hinojo, fenogreco, semillas de mostaza, canela, cardamomo (siempre en poca cantidad, una pizca).
  • Hierbas aromáticas: orégano, albahaca, perejil, cilantro, menta, hierbabuena.

Recuerda que cuando ofrezcas nuevos alimentos a tu bebé debes hacerlo de uno en uno dejando pasar varios días entre ellos para poder detectar alergias. Ante cualquier duda consulta y sigue siempre las recomendaciones de tu pediatra.

Cuando empiezas a ofrecer comida en trocitos en lugar de purés puede parecerte que tu bebé come mucho menos. Pero no te preocupes, tu bebé ya no necesita tanta energía para crecer como cuando tenía pocos meses y recuerda que la leche sigue siendo su principal fuente de alimento.

Con 9 meses el bebé puede hacer 3 “comidas” al día y tomar algún tentempié entre ellas (un trozo de pan, una galleta sin azúcar, un yogur, un trozo de fruta blandita, etc). Comen de 5 a 7 cucharadas soperas de puré (entre 150 y 200g), más 100g de fruta (en papilla o en trozos).

A esta edad algunos bebés siguen haciendo sólo una “comida” de sólidos, así que no te sientas presionada para que el tuyo haga 3 comidas al día. Lo importante es que sepas reconocer cuándo tiene hambre e intentes empezar a establecer un horario.

Si tienes dudas puedes consultar nuestra guía sobre cuánto debe comer un bebé según su edad.

  • Recuerda que tu bebé no tendrá muelas hasta alrededor de los 12-18 meses, por lo que todos los trozos de comida que le ofrezcas deben poder triturarse fácilmente con las encías.
  • No pienses en servir raciones de tamaño adulto. Todas las recetas que proponemos usan cantidades para que salgan varias raciones de comida. Normalmente se puede congelar lo que sobra para no tener que cocinar a diario.
  • Los cereales puedes darlos en el desayuno o en la cena, lo que mejor te venga según tu horario. Por ejemplo, si dejas muy temprano a tu bebé en la guardería seguramente no tengas tiempo de darle papilla de cereales para desayunar, puedes dárselos sin problemas en la cena. Otras mamás están muy cansadas al final del día y prefieren resolver la cena sólo con leche. Ambas cosas están perfectamente.
  • La leche, materna o de fórmula, seguirá siendo su principal fuente de alimento hasta que cumpla un año. La lactancia seguirá siendo siempre a demanda.
  • Recuerda usar alimentos frescos y de calidad. Si compras a las frutas y verduras que están de temporada tendrán mejor sabor y además estarán más baratas.
  • Adapta sin miedo las recetas con los alimentos (frutas, verduras, pescados) que sean más habituales en tu región o país.
  • Los purés y papillas deben tener “trocitos” y prepararse machacando con el tenedor y no con la batidora. La carne puede picarse muy finita con unas tijeras.

Más información


¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 14

Tu voto:

Etiquetas: