Inicio » Recetas para bebés de 10 a 12 meses » Buñuelos de calabacín y queso

Buñuelos de calabacín y queso

Receta de buñuelos de calabacín con queso
Tiempo 45 minutos
Preparación Dificultad media

Ingredientes

  • Un calabacín
  • Una cebolla mediana
  • 200g de queso fresco de oveja
  • 2 huevos
  • 60 g de pan rallado
  • 75 g de harina de trigo
  • Aceite de oliva suave para freír

Estos deliciosos buñuelos son una receta perfecta para que los bebés mas mayores coman verdura, pues a veces se aburren de los purés y empiezan a rechazarlos. Como el calabacín va rallado es muy fácil de masticar y además la forma de los buñuelos los hace fáciles de coger incluso para las torpes manitas de tu bebé.

Están tan ricos que pueden ser un plato para toda la familia ¡Anímate a hacerlos!

Cómo hacer buñuelos de calabacín y queso

  1. Lavamos el calabacín y pelamos la cebolla. Los rallamos sobre un cuenco.
  2. Envuelve la mezcla en un trapo de cocina limpio y aprieta, para que suelten todo el líquido.
  3. En un cuenco grande desmenuzamos el queso fresco. A continuación añadimos los huevos, el pan rallado y la harina. Mezclamos primero con un tenedor y luego seguimos con las manos.
  4. Cuando esté todo bien mezclado añadimos el calabacín y la cebolla y volvemos a mezclar con las manos, hasta conseguir una masa homogénea.
  5. Cogemos pequeñas porciones de masa, hacemos una bolita, aplastamos y vamos colocando en un plato. Calcula un poco un tamaño que pueda coger tu bebé con facilidad, pero no las hagas muy pequeñas o se las meterá enteras en la boca.
  6. Calentamos el aceite en una sartén y vamos friendo los buñuelos, vuelta y vuelta, hasta que estén dorados.
  7. Los sacamos y colocamos sobre papel de cocina absorbente, para quitar el exceso de aceite.
  8. Espera a que estén tibios para ofrecerlos a tu bebé. También se pueden comer fríos ¡Están muy ricos!

Trucos y consejos

  • Tu bebé tiene que haber probado el huevo y los cereales con gluten antes de poder tomar esta receta.
  • Asegúrate de que la mezcla de calabacín y cebolla rallados sueltan bastante líquido, o los buñuelos quedarán muy húmedos y se desharán.
  • El queso puede adaptarse al gusto de tu bebé, puede ser también de vaca o cabra.
  • Su pueden añadir hierbas aromáticas frescas muy picaditas para hacer los buñuelos más sabrosos. Por ejemplo hierbabuena, perejil o eneldo fresco.
  • Si no quieres usar mucho aceite puedes hacer los buñuelos más finitos y hacerlos a la plancha con un chorrito en la sartén. Pero cuidado, se rompen con facilidad y tu bebé no podrá cogerlos.

¿Te ha parecido útil?

0 / 5 5