Inicio » Alimentación infantil » Bebidas caseras para calmar la tos del bebé

Bebidas caseras para calmar la tos del bebé

Bebé acostado en la cama y tosiendo

Todos los bebés sufren resfriados con tos en algún momento (en muuuuuchos momentos si van a la guardería 🤒 ). Aunque sea bastante habitual las mamás y papás nos preocupamos mucho: nuestro bebé está molesto, duerme mal, no quiere comer… incluso los ataques de tos llegan a hacerle vomitar.

Ante esta situación es normal que busquemos formas de aliviar los síntomas del resfriado y la tos.

  1. Lo mejor para calmar la tos: Hidratación
  2. Remedios caseros para la tos
  3. Leche materna (menores de 6 meses)
  4. Caldo de pollo (a partir de 6 meses)
  5. Zumo de piña (a partir de 6 meses)
  6. Infusión de jengibre y limón (a partir de 8 meses)
  7. Miel con limón (a partir de 1 año)
  8. Leche con cúrcuma (a partir de 1 año)
  9. Yujacha, té de limón y miel (a partir de 1 año)
  10. Otras prácticas que pueden ayudar
  11. Lo que debes evitar
  12. Cuándo ir al pediatra

Lo mejor para calmar la tos: Hidratación

Los líquidos reducen el estreñimiento del bebé

La tos de tu bebé durante un resfriado es un mecanismo necesario para que pueda expulsar el moco acumulado en sus vías respiratorias. De manera que es útil y necesaria. Pero durante un catarro la tos que irrita la garganta, le impide dormir por la noche o le hace vomitar puede ser especialmente molesta, por lo que podemos darle algunos remedios naturales para calmarla en los peores momentos.

Si hidratamos al bebé las mucosas se resecan menos, lo que aliviará la tos de tu bebé. Dependiendo de su edad puedes ofrecerle o bien leche materna (para bebés menores de 6 meses), o bien agua u otras bebidas.

Remedios caseros para la tos

Entonces, si lo mejor para la hidratación es el agua ¿para qué probar otros remedios? Pues simplemente porque un bebé resfriado puede no tener interés en beber agua insípida. Es probable que tengas más éxito con caldos, zumos y otras bebidas que, además de sabor, pueden aportar algún efecto calmante extra.

Además para los peques tiene tanta o más importancia el aspecto emocional que el efecto que puedan hacer estos remedios. Cuéntale mientras los preparas que la estás haciendo con mucho cariño y que es para que se ponga mejor. Lo mismo mientras le ayudas a tomarlos.

Saber que mamá se preocupa y les cuida tiene más efecto que la propia bebida.

Recuerda que ninguno de estos remedios cura el resfriado, sólo ayudan a aliviar los síntomas de malestar, congestión, tos y garganta irritada (que no es poco).

Leche materna (menores de 6 meses)

¡Pero si eso es lo mismo que le das todos los días! Es frustrante, pero lo cierto es que antes de los 6 meses no deberías darle ninguna otra cosa: ni agua, ni zumos, ni infusiones. La leche tiene todo lo que necesita: agua, nutrientes y defensas.

Bebé mamando

Pero puedes facilitarle la toma, un bebé resfriado puede no tener ganas de comer debido a los problemas que tiene para respirar, o hacerlo demasiado despacio. Trata de limpiarle los mocos con un lavado nasal antes de darle el pecho o el biberón.

Si no quiere ponerse al pecho puedes extraer la leche a una taza y dársela a cucharaditas o con una jeringa muy despacito.

Caldo de pollo (a partir de 6 meses)

Los líquidos calientes ayudan a aliviar la congestión nasal, el dolor de garganta y son reconfortantes. El caldo de pollo, en particular, ayuda a aliviar la inflamación. Además está tan rico que gusta a todos los bebés.

Receta de caldo de pollo para bebés

Ingredientes

  • 750 ml de agua
  • 250 g de pollo o gallina con sus huesos
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer el caldo de pollo

  1. Lava y pela las verduras y córtalas en trozos. Limpia el pollo para quitar los restos de grasa más grandes.
  2. En una olla grande pon a calentar el agua hasta que hierva. En ese momento echa el pollo, las verduras y el aceite. Déjalo cociendo a fuego medio durante 45 minutos.
  3. Cuela todos los ingredientes y dale el caldo de pollo a tu bebé cuando esté caliente pero no queme. Para que lo tome más fácilmente usa biberón o vaso de aprendizaje.

Zumo de piña (a partir de 6 meses)

Las piñas contienen bromelina, una enzima con propiedades antiinflamatorias y mucolíticas, lo que significa que puede aliviar la tos y disminuir la mucosidad.

La bromelina de la piña puede calmar la tos y reducir los mocos

Ingredientes

  • 300 g de piña (con corazón)
  • 125 ml de agua

Cómo hacer el zumo de piña casero

  1. Deja la piña fuera de la nevera para que no esté fría. Pélala y córtala en trozos. No tires el corazón puesto que es la parte que más bromelina contiene, córtalo en trozos más pequeños.
  2. Si tienes una licuadora simplemente mete los trozos de piña para hacer el zumo.
  3. Si no tienes pon la piña con el agua en el vaso de la batidora y tritura a potencia máxima. Pasa el puré por un colador removiendo continuamente para conseguir el “zumo”
  4. Cuando el zumo esté a temperatura ambiente dáselo a tu bebé.

Infusión de jengibre y limón (a partir de 8 meses)

Un estudio sugiere que algunos componentes antiinflamatorios presentes en el jengibre pueden relajar las membranas de las vías respiratorias, lo que reduce la tos.

Infusión de jengibre y limón para calmar la tos del bebé

Ingredientes

  • 250 ml de agua
  • 20 g de jengibre fresco
  • 2 rodajas de limón (con piel)

Cómo hacer la infusión de jengibre con limón

  1. Lava el limón y el jengibre. Corta un par de rodajas de limón y el jengibre en rodajas finas. Ponlo todo en una taza.
  2. Pon a calentar el agua y cuando esté hirviendo viértela en la taza. Deja reposar 10 minutos.
  3. Retira los trozos de jengibre y limón y dale la infusión a tu bebé cuando esté caliente pero no queme. Para que lo tome más fácilmente usa biberón o vaso de aprendizaje.

Miel con limón (a partir de 1 año)

La miel suaviza la garganta irritada y como consecuencia alivia la tos.

⚠️ Esta bebida es sólo para bebés de más de 12 meses, antes de esa edad la miel está completamente prohibida.

Bebida de miel y limón para aliviar el resfriado

Puedes ver aquí la receta para la bebida de miel y limón

Leche con cúrcuma (a partir de 1 año)

La cúrcuma es una especia rica en antioxidantes, con propiedades antiinflamatorias y broncodilatadoras. Uno de los usos más frecuentes que se le da a la cúrcuma es en el tratamiento de la tos.

Leche con cúrcuma para calmar la tos del bebé

Ingredientes

  • 250 ml de leche entera de vaca o leche de almendras
  • Media cucharadita de cúrcuma en polvo
  • ¼ de cucharadita de canela en polvo
  • ¼ de vaina de vainilla

Cómo hacer leche con cúrcuma

  1. En un cazo pon a hervir la leche
  2. Baja el fuego y añade la cúrcuma, la canela en polvo y la vainilla. Remueve bien y calienta la leche durante unos minutos a fuego lento.
  3. Apaga el fuego y dale la leche a tu bebé cuando esté caliente pero no queme. Puedes añadir una cucharadita de miel para mejorar el sabor y suavizar más la garganta.

Yujacha, té de limón y miel (a partir de 1 año)

Es curioso el nombre de esta bebida, porque en realidad no tiene nada que ver con el té. Es una variante para preparar la miel con limón, habitual en Corea y otros países asiáticos. La ventaja es que la preparas una sola vez y luego la tienes disponible todo el año.

⚠️ Esta bebida es sólo para bebés de más de 12 meses, antes de esa edad la miel está completamente prohibida.

Té yujacha para calmar la tos del bebé

Ingredientes

  • 250 g de limón (si consigues yuzu mucho mejor)
  • 250 g de miel

Cómo hacer yujacha

  1. Lava muy bien los limones y déjalos fuera de la nevera unos días hasta que la piel se quede un poco dura y seca.
  2. Con un buen cuchillo corta los limones por la mitad y luego en rodajas muy muy finitas.
  3. Esteriliza un tarro grande en agua hirviendo y sécalo bien. Echa dentro una capa de rodajas de limón y luego miel para cubrirlas, repite capa a capa hasta gastar todos los ingredientes.
  4. Es muy importante que la miel cubra todo el limón, pues así se conserva sin estropearse. Cierra el tarro y que repose al menos una semana. Guárdalo siempre en la nevera y se conserva durante meses.
  5. Cuando quieras preparar un yujacha pon una cucharada de la mezcla del tarro en una taza y añade agua caliente (puede ser del grifo). Deja reposar unos minutos y luego retira los trozos de cítrico antes de dársela a tu bebé.

Otras prácticas que pueden ayudar

  • Si el ambiente de la casa es muy seco y el pediatra lo recomienda puedes poner un humidificador en su habitación. Evita los aires acondicionados.
  • Hacerle lavados nasales con suero fisiológico para quitar los mocos e hidratar las mucosas pueden ayudar a combatir la tos.
  • Hacerle un pequeño masaje en el pecho y en la espalda con un bálsamo con aceites esenciales autorizado para bebés. En casa por ejemplo usamos el PranaBB Bálsamo Pectoral (de Pranarom) y el Vicks BabyRub, ambos se pueden usar desde los 3 meses.
  • Mantenle incorporado siempre que puedas y eleva un poco su colchón cuando le vayas a acostar.

Lo que debes evitar

  • Nunca le des infusiones de hierbas a un bebé. Los bebés son más vulnerables que los adultos a los efectos farmacológicos de las sustancias químicas que tienen los “tés de hierbas” y pueden ser muy peligrosas para ellos. Así que infusiones que tomamos los mayores para calmar la tos (tomillo, malvavisco, etc) están completamente prohibidas.
  • No le des caramelos para suavizar la garganta, aún no saben chuparlos y tienen un alto riesgo de atragantamiento.
  • Zumo sólo de cítricos. Aunque tienen mucha vitamina C y reducen la mucosidad pueden irritar la garganta y tener el efecto contrario al que buscamos sobre la tos.
  • Cualquier jarabe antitusivo está contraindicado en menores de dos años.
  • Fumar en casa o cerca de tu bebé irritará sus vías respiratorias y aumentará la tos.
  • En bebés de más de 1 año, si tiene mucho moco que le baja por la garganta, no le des leche de vaca. Aunque la leche no aumenta la producción de mucosidad, puede hacerla más espesa e irritar más la garganta.

Cuándo ir al pediatra

Lleva a tu bebé al pediatra ante cualquier catarro o tos persistente (que dure más de 3 semanas) o simplemente si estás preocupada. Sobre todo presta atención a estos síntomas y si los tiene tu bebé acude a un médico rápidamente:

  • Tos con dificultad para respirar: se marcan las costillas, respira muy rápido, oyes pitos, silbidos o estridor cuando respira, fatiga al respirar, broncoespasmo…
  • Tos acompañada de fiebre prolongada
  • Ataques de tos con cambios de color de los labios o la piel (azulado/cianótico)
  • Sospechas que puede tener cuerpo extraño en las vías respiratorias (tos por atragantamiento)

¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 6

Tu voto: