Inicio » Recetas para bebés de 1 a 2 años » Bebida de miel y limón para el resfriado

Bebida de miel y limón para el resfriado

Bebida de miel y limón para aliviar el resfriado
Tiempo 10 minutos
Preparación Superfácil
A partir de 12 meses

Ingredientes

  • Un limón
  • Dos cucharaditas de miel
  • Unas rodajas de jengibre fresco (opcional)

Cuando nuestro peque está resfriado casi lo pasamos peor nosotras ¿verdad? Y cuando va a la guardería parece que está con mocos de septiembre a mayo 🤧. En realidad no hay mucho que puedas hacer, salvo cuidarle y tener paciencia. Aún no hay ninguna manera de curar un resfriado, pero con esta bebida puedes aliviar los síntomas de tu bebé.

Los líquidos calientes ayudan a aliviar la congestión nasal y a que el bebé se mantenga hidratado. Además la miel suaviza la garganta irritada.

⚠️ Esta bebida es sólo para bebés de más de 12 meses, antes de esa edad la miel está completamente prohibida.

Cómo preparar miel y limón para el resfriado

  1. Lava bien el limón y el jengibre. El jengibre es opcional, tiene un sabor fuerte y pica un poco, pero alivia la tos. Corta el limón por la mitad y pela la cáscara de una de las mitades sin pillar la parte blanca. Corta 2 rodajas finas del jengibre.
  2. Pon una taza de agua a hervir en un cazo. También puedes hervir directamente el agua en el microondas.
  3. Cuando el agua esté hirviendo viértela en una la taza y añade la piel del limón y las rodajas de jengibre.
  4. Déjalo reposar 5 minutos y saca la cáscara de limón y el jengibre. Añade el zumo de medio limón y las dos cucharaditas de miel y remueve bien hasta que se disuelvan.
  5. Cuando la bebida no queme pero aún esté caliente ya puedes dársela a tu bebé. Lo mejor es que la tome a sorbitos pequeños justo antes de irse a la cama, para que el calorcito le alivie un poco y le ayude a dormir.

Trucos y consejos

  • Sólo puedes usar esta bebida si tu bebé tiene más de 12 meses, antes de esa edad la miel está completamente prohibida.
  • Recuerda que esta bebida NO CURA, sólo alivia los síntomas de malestar, congestión y garganta irritada (que no es poco).
  • Utiliza una miel de buena calidad. Fíjate que en los ingredientes ponga sólo “miel” y nada más, y que quede claro el país de origen (mejor aún si es de tu propia región). Si la puedes comprar directamente al apicultor tendrás la miel más fresca y con una manipulación mínima.
  • Para un efecto extra utiliza miel de eucalipto que funciona como expectorante natural, ayudando a la hora de aliviar los mocos.
  • Para los peques tiene tanta o más importancia el aspecto emocional que el efecto que puedan hacer la miel y el limón. Cuéntale mientras la preparas que la estás haciendo con mucho cariño y que es para que se ponga mejor. Lo mismo mientras le ayudas a tomarla. Saber que mamá se preocupa y les cuida tiene más efecto que la propia bebida.

¿Te ha gustado?

0 / 5 Votos 13

Tu voto:

Etiquetas: